1/3

1/3

1/3

1/3
Buscar
  • Fuerza Minera

San Juan: los Sirviente, la familia emprendedora que trabaja en plena Cordillera

Servicios Industriales, la empresa que fundó y que se especializa en la construcción metálica, montajes e instalaciones mecanizadas, hoy en día se convirtió en una de las principales contratistas de Mina Veladero.

Corría el año 2000 y Ricardo Sirviente (58), por entonces supervisor de mantenimiento de una multinacional de consumo masivo, se sentía saturado en su trabajo: necesitaba un cambio. Cuando decidió renunciar, en plena crisis económica del país, en vez de percibir una indemnización le obsequiaron un torno y una agujereadora sin saber que diecinueve años después trabajaría junto con su familia en un ambicioso proyecto minero en Veladero, al noreste de San Juan.


La familia Sirviente está involucrada por completo en Servicios Industriales SRL., la empresa que fundó el padre. Además de Ricardo, quién lleva la conducción, están Pamela (30) que es arquitecta y se desempeña en el área de Calidad y que junto a Jesús (29) -próximo a recibirse de ingeniero electromecánico- trabajan actualmente a más de 5.000 metros de altura en la zona de mina Veladero, en el límite con Chile, bajo la coordinación del equipo de Veladero. A ellos se les suman Paula (22) y Facundo (21) que trabajan en la parte administrativa y en el taller, respectivamente. 


¿En qué consiste el proyecto en la mina? El CEO de Barrick Gold, Mark Bristow, arribó a San Juan en julio pasado y anunció un ambicioso plan de inversiones para expandir la vida de la mina hasta el 2028. Como parte de las obras a realizar, se lanzó la construcción de la Fase 6 del Valle de Lixiviación, en un terreno de 45 hectáreas. Básicamente la finalidad de esta megaobra consiste en permitir a la compañía apilar 58,3 millones de toneladas de mineral de roca, lo cual dará lugar a recuperar aproximadamente 1.2 millones de onzas de oro. Allí trabajan más de 1.100 personas y con una inversión de 145 millones de dólares, se proyecta que para julio de 2020 la obra estará lista.


“Tengo 30 personas que trabajan involucradas en este proyecto. Desde ingenieros, arquitectos, electricistas, ingenieros civiles, técnicos, gente especializada en el manejo de grúas”, cuenta Sirviente en una recorrida por su planta de 5 mil metros cuadrados en el departamento de Pocito, a 10 kilómetros de San Juan capital. Dato: por més allí trabajan con más de 100 toneladas mensuales de acero procesado.

Entre mapas y planos de la megaobra que desarrolla Servicios Industriales en Veladero, Sirviente cuenta cómo logró trasladar con éxito la dinámica familiar a la empresarial: “Para mi mis hijos son todos iguales. Todos tienen que trabajar,  soy muy exigente. Tienen el beneficio que esto de es de ellos. Mientras esté yo, todos tienen un sueldo acorde a la tarea. Pero por sobre todo nos llevamos muy bien en el día a día. Como sucede en cualquier empresa, charlamos, discutimos, discernimos y acordamos.


En la Fase 6 del Valle de Lixiviación, Servicios Industriales fabricó e instaló (en donde además realizó obras civiles) los denominados “caissons”, que son elementos estructurales perforados de gran longitud de cimentación semiprofunda, utilizada cuando los suelos no son adecuados para cimentaciones superficiales por ser blandos. Cada estructura lleva 35 días de fabricación en donde 50 personas perforan manualmente cada caisson, que posee más de 500. Su transporte es toda una operación compleja: se realizan entre 5 o 6 viajes de más de 276 kilómetros de rutas y caminos sinuosos a través de los Andes Áridos en camiones adaptados especialmente para una superficie de ripio (hay tramos que se circula por encima de las nubes y al lado de los glaciares).

La vida de Jesús, el mayor de los Sirviente dio un giro de 180 grados desde que llegó a Veladero. En un break mientras su equipo monta los caisson, explica que la evolución de la empresa gracias a este tipo de proyectos fue “rapidísima”. “En 2012, nuestro primer trabajo en Veladero, realizábamos reparación de componentes. Ahora fabricamos y montamos este tipo de estructuras que son claves, cuenta. 


En su puesto se encarga de manejar, supervisar  y coordinar todo los trabajos que tienen en la mina, además de la búsqueda de personal. Pese a los contratiempos que existieron hace unos años, el control de calidad para evitar incidentes es clave: “Estas empresas al exigir tanto en lo que es calidad y tener estándares de seguridad tan altos, cada colada de acero que hacemos tiene que estar certificada. Esto es para evitar problemas y que la obra funcione sin problemas. Además, estas estructuras son complicadas de instalar ya que hay que mantener la verticalidad y es un trabajo de mucha topografía constante. Es milimétrica la precisión”, explica. 

La evolución también implicó la expansión e incorporación de trabajadores: “Hemos tomado mucha más gente. Arrancamos con un grupo de siete personas y ahora somos treinta. Teníamos un ingeniero y ahora tenemos seis. Fue muy vertiginoso”. 


Lo cierto es que las empresas locales y la comunidad de San Juan tuvieron una oportunidad importante con la explotación de la mina: el 23% del empleo de Veladero proviene de los departamentos de Iglesia y Jáchal; y tanto en Veladero como sus contratistas, adquieren bienes y servicios en más de 90 proveedores de la zona, según datos de Veladero. 

A menos de seis meses de terminar la Fase 6 del Valle de Lixiviación, ya se llevan contratados más de 992 personas y para enero, se estima, que tendrá su pico con 1140. Así como la historia de los Sirviente, que ahora están por desembarcar en la ciudad de Cipolletti (Río Negro) para trabajar en un emprendimiento en Vaca Muerta, la mina representa oportunidades productivas de valor agregado en zonas donde, por el momento, no existen otras alternativas. 

Auspiciantes Institucionales

1/2

1/1

1/2

1/2