1/4

1/4

1/4

1/4
Buscar
  • Fuerza Minera

Chile: La carga tributaria para las mineras con nuevo royalty sería entre 39% y 85%

Análisis elaborado por la investigadora del CEP Evangelina Dardati fue presentado este martes y comentado por Claudio Agostini y Michel Jorratt. Si bien se observa espacio para revisar el tributo, cuestionaron el proyecto en trámite en el Congreso. “Es malo en todas las dimensiones posibles”, acusó Agostini.

El proyecto de nuevo royalty a la minería, impulsado por parlamentarios de oposición -y que ya fue aprobado por la sala de la Cámara de Diputados-, ha sido objeto de diversos cuestionamientos entre expertos del sector y economistas. La naturaleza del eventual tributo, dirigido a las ventas en vez del margen -tal como el primer y segundo impuestos específicos aprobados en el país-, preocupa al sector, pues golpearía con mayor fuerza a las mineras de menores márgenes.

Y considerando que el sector de la gran minería se ha visto golpeado por la caída de las leyes -es decir, la cantidad de mineral presente en una tonelada de material extraído-, hoy son pocas las faenas que cuentan con márgenes más altos, lo que haría más complicado el escenario para ellas.

No obstante que el 90% de las grandes mineras cuentan con invariabilidad tributaria hasta 2023, la preocupación está. En ese contexto, el Centro de Estudios Públicos (CEP) elaboró un estudio comparativo de la carga tributaria entre los países que compiten con Chile en la minería del cobre. A diferencia del análisis que realizó Cochilco hace unos meses, en el contexto del debate en la Cámara de Diputados, el CEP consideró distintos escenarios de costos y de tamaño de la faena para realizar la comparación.

Según el análisis hecho por la investigadora del CEP, Evangelina Dardati, para una minera que produce 500 mil toneladas y tiene un margen operacional del 50% – en un escenario de precios de US$2,8 por libra-, la carga con el nuevo royalty llegaría al 39%, y a 43% en caso que este nuevo royalty se sume y no reemplace al existente, que es como está actualmente redactado el proyecto.

Esta cifra solo es más baja que la de Quebec, Canadá, donde la carga tributaria llega al 40%.

En el caso de una minera que produce 500 mil toneladas anuales, tiene un margen del 69% y el precio está a US$4,5 por libra, el royalty actualmente vigente pone la carga tributaria en 34%, que subiría a 56% con el nuevo royalty y a 60% con el nuevo y el actual tributo rigiendo de manera conjunta. La región que más se acercaría sería Quebec, con 42%. Perú, en tanto, alcanzaría el 36%.

“En 2020, solo tres empresas tuvieron márgenes operacionales mayores a 35%, cercanos al 50%, pero la mayoría estuvo bajo 35%, lo que elevaría mucho su carga tributaria”, indicó la experta del CEP.

“Con el nuevo proyecto, Chile quedaría con una carga considerablemente mayor que el resto de los países, incluso si se elimina el actual impuesto específico a la minería (IEM). Por ello, el proyecto podría comprometer la viabilidad de algunas empresas, inversiones futuras, afectando la recaudación y el empleo, sobre todo en regiones donde la minería es la principal fuente de ingresos”, complementó Evangelina Dardati.

Comentarios de expertos

Los datos entregados por el CEP fueron analizados por dos expertos: Claudio Agostini y Michel Jorratt. Según el primero, el proyecto de ley en el Congreso considera una base del impuesto que genera distorsiones importantes, e incrementa la progresividad, lo que a la vez aumenta las distorsiones ya existentes.

“Basado en la evidencia y los principios básicos de tributación, me parece un muy mal proyecto en todas las dimensiones posibles el que está en el Congreso”, comentó Agostini.

Jorratt, en tanto, coincidió con ello. “También considero que es un muy mal proyecto”, partió su comentario, valorando además el trabajo del CEP, pues aporta data que hasta ahora no se tenía en cuenta en el debate tributario. Eso sí, dijo que hay espacio para revisar este tema.

Cuestionó que el actual impuesto vigente, que establece tasas de entre 5% y 14%, incluye que las tasas son gasto en sí mismo, por lo que en rigor, nunca se llega a ese 14%. “Por eso, las tasas efectivas no son lo que dice la ley, y van desde 4,8% a 12,3%. ¿Por qué son costos de sí mismos? Básicamente por error. Cuando se diseñó el impuesto se dijo que sería parte de la utilidad tributaria. Pero eso es después de aplicar el impuesto específico. Por eso quedó esta situación”, indicó Jorratt.