1/4

1/4

1/4

1/4
Buscar
  • Fuerza Minera

Argentina: Eramine, Lithium y Orocobre analizaron el panorama actual y futuro del litio

Los gerentes de tres de las principales empresas que operan en el país hablaron sobre la actualidad y futuro del elemento central para el cambio energético global.

El interés cada vez más creciente por el litio, que va de la mano del desarrollo de la electromovilidad y las energías renovables, abrió un prometedor panorama para las compañías y provincias argentinas que tienen la posibilidad de explotar ese mineral. Los gerentes de tres de las principales empresas de litio que operan en el país explicaron, en el evento Energy Day, organizado por el portal de noticias EconoJournal, cuál es la actualidad y futuro del elemento central para la fabricación de las baterías recargables que requiere el cambio energético al que se vuelca el mundo.


Hablaron Daniel Chávez Díaz, CEO de Eramine Sudamérica, que acaba de anunciar la reactivación del proyecto de litio Centenarios Ratones en la Puna salteña; Ignacio Celorrio, presidente de Lithium Americas, que, junto a Ganfeng, comenzará a producir el año próximo carbonato de litio en el salar jujeño Cauchari-Olaroz y es la principal oferente para adquirir el proyecto Pastos Grandes en Salta, y Hersen Porta, de la empresa Orocobre, que produce carbonato de litio desde hace siete años en Sales de Jujuy.


Ante las expectativas de un sector del Gobierno nacional sobre la posibilidad de la puesta en marcha productiva de alrededor de 20 proyectos de litio en el mediano plazo, los empresarios salieron a poner paños fríos sobre esos anuncios, aunque destacaron la potencialidad que tiene la Argentina de ser el principal productor mundial del denominado "oro blanco".


"Es una posibilidad cierta y se da no solo por la industria de la electromovilidad sino que viene de un trabajo de exploración previo, de proyectos que vienen de varias décadas, que es una ventaja frente a otros países competidores en el mercado", afirmó Celorrio.


El titular de Eramine, que es subsidiaria de la francesa Eramet, recordó que de acuerdo a la estadística solamente un 20% por ciento de los proyectos que se anuncian entran en etapa productiva.


"Esto da la pauta de que no es simple producir carbonato de litio. El factor financiamiento ha sido clave siempre", explicó Daniel Chávez Díaz.


Aclaró, además, que de los proyectos que arrancan empresas junior la tasa de éxito suele ser del 3%.


"Por lo tanto diría que no se van a desarrollar 20 proyectos de litio, pero sí una cantidad importante que van a poner a la Argentina en una posición muy interesante", sostuvo el empresario.


El futuro


Para el representante de Sales de Jujuy, Hersen Porta, el mercado de litio "forma parte de una megatendencia irreversible que es la electrificación de vehículos".


En ese sentido, señaló que las baterías de litio se "posicionaron como algo difícil de encontrar un substituto en lo que es la electrificación vehícular, al menos en el mediano plazo".


Baterías


Sobre las verdaderas chances de que en Argentina se produzcan baterías de litio a escala comercial, como solo hasta ahora lo pueden hacer China, Japón y Corea del Sur, los empresarios pusieron un manto de realidad.


"Si bien no dudo de la existencia de una capacidad en términos intelectuales importante entre los profesionales argentinos, y particularmente los que trabajan en el Conicet, me parece muy difícil de lograr", dijo el gerente de Eramine.


Indicó que la industria de las baterías corresponde a una economía de escala. "Es una economía que requiere de know how (conocimiento técnico y administrativo) que no está incluso en muchos países desarrollados, y el otro factor importante es que si nosotros pensamos cómo se construye una batería secundaria (las recargables) se necesitan cátodos, ánodos, separadores, electrolitos y es muy complicado en un país como la Argentina conseguir este tipo de elementos, porque si bien tenemos litio, la mayoría de los cátodos que están desarrollados hoy requieren de elementos que el país no dispone y el litio está en proporciones muy pequeñas dentro de la batería", aclaró.


De todas maneras, el titular de Lithium Americas advirtió que la producción de carbonato de litio ya tiene un valor agregado por sí misma, por los elaborados procesos tecnológicos y químicos que implica.


Fuente: El Tribuno